21 de julio de 2022

La depresión no se asociaría a niveles disminuidos de serotonina

Una nueva revisión de los metanálisis y las revisiones sistemáticas existentes, 
publicada en  Molecular Psychiatry , sugiere que la depresión probablemente no sea causada por un desequilibrio químico  y cuestiona la función de los antidepresivos. La mayoría de los antidepresivos son inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), que originalmente se decía que funcionaban al corregir los niveles anormalmente bajos de serotonina. No existe otro mecanismo farmacológico aceptado por el cual los antidepresivos afecten los síntomas de la depresión.
La autora principal, la profesora Joanna Moncrieff, profesora de psiquiatría en UCL (University College London) y psiquiatra consultora en North East London NHS Foundation Trust (NELFT), dijo: "Siempre es difícil probar un resultado negativo, pero creo que podemos decir con seguridad que después de una gran A pesar de la cantidad de investigación realizada durante varias décadas, no hay evidencia convincente de que la depresión sea causada por anomalías de la serotonina, particularmente por niveles más bajos o actividad reducida de la serotonina.
“La popularidad de la teoría de la depresión del 'desequilibrio químico' ha coincidido con un gran aumento en el uso de antidepresivos. Las recetas de antidepresivos han aumentado dramáticamente desde la década de 1990, con uno de cada seis adultos en Inglaterra y el 2% de los adolescentes a los que ahora se les receta un antidepresivo en un año determinado.
"Muchas personas toman antidepresivos porque se les ha hecho creer que su depresión tiene una causa bioquímica, pero esta nueva investigación sugiere que esta creencia no está basada en evidencia".
La revisión general tuvo como objetivo capturar todos los estudios relevantes que se han publicado en los campos de investigación más importantes sobre la serotonina y la depresión. Los estudios incluidos en la revisión involucraron a decenas de miles de participantes.
Las investigaciones que compararon los niveles de serotonina y sus productos de descomposición en la sangre o los fluidos cerebrales no encontraron diferencias entre las personas diagnosticadas con depresión y los participantes sanos de control (comparación).
La investigación sobre los receptores de serotonina y el transportador de serotonina, la proteína a la que se dirigen la mayoría de los antidepresivos, encontró evidencia débil e inconsistente que sugiere niveles más altos de actividad de la serotonina en personas con depresión. Sin embargo, los investigadores dicen que los hallazgos probablemente se explican por el uso de antidepresivos entre las personas diagnosticadas con depresión, ya que tales efectos no se descartaron de manera confiable.
Los autores también observaron estudios en los que los niveles de serotonina se redujeron artificialmente en cientos de personas al privar a sus dietas del aminoácido necesario para producir serotonina, el triptofano. De hecho el nombre químico de la serotonina es 5-hidroxitriptamina. Se ha citado que estos estudios demuestran que la deficiencia de serotonina está relacionada con la depresión. Sin embargo, un metanálisis realizado en 2007 y una muestra de estudios recientes encontraron que reducir la serotonina de esta manera no produjo depresión en cientos de voluntarios sanos. Hubo evidencia muy débil en un pequeño subgrupo de personas con antecedentes familiares de depresión, pero esto solo involucró a 75 participantes, y la evidencia más reciente no fue concluyente.
Estudios muy amplios en los que participaron decenas de miles de pacientes analizaron la variación genética, incluido el gen del transportador de serotonina. No encontraron diferencias en estos genes entre las personas con depresión y los controles sanos. Estos estudios también analizaron los efectos de los eventos estresantes de la vida y descubrieron que ejercían un fuerte efecto sobre el riesgo de que las personas se deprimieran: cuanto más eventos estresantes de la vida había experimentado una persona, más probable era que estuviera deprimida. Un famoso estudio temprano encontró una relación entre los eventos estresantes, el tipo de gen transportador de serotonina que tenía una persona y la posibilidad de depresión. Pero estudios más amplios y completos sugieren que este fue un hallazgo falso.
Estos hallazgos en conjunto llevaron a los autores a concluir que "no hay apoyo para la hipótesis de que la depresión es causada por una actividad o concentraciones bajas de serotonina".
Los investigadores dicen que sus hallazgos son importantes ya que los estudios muestran que hasta el 85-90% del público cree que la depresión es causada por niveles bajos de serotonina o por un desequilibrio químico. Un número creciente de científicos y organismos profesionales están reconociendo que el marco del desequilibrio químico es una simplificación excesiva. También hay evidencia de que creer que el bajo estado de ánimo es causado por un desequilibrio químico lleva a las personas a tener una perspectiva pesimista sobre la probabilidad de recuperación y la posibilidad de controlar los estados de ánimo sin ayuda médica. Esto es importante porque la mayoría de las personas cumplirán los criterios de ansiedad o depresión en algún momento de sus vidas.
Los autores también encontraron evidencia de un gran metanálisis de que las personas que usaban antidepresivos tenían niveles más bajos de serotonina en la sangre. Concluyeron que alguna evidencia era consistente con la posibilidad de que el uso prolongado de antidepresivos reduzca las concentraciones de serotonina. Los investigadores dicen que esto puede implicar que el aumento de serotonina que producen algunos antidepresivos a corto plazo podría conducir a cambios compensatorios en el cerebro que produzcan el efecto contrario a largo plazo.
Si bien el estudio no revisó la eficacia de los antidepresivos, los autores alientan más investigación y asesoramiento sobre tratamientos que podrían enfocarse en el manejo de eventos estresantes o traumáticos en la vida de las personas, como la psicoterapia, junto con otras prácticas como el ejercicio o la atención plena, o abordar contribuyentes subyacentes como la pobreza, el estrés y la soledad.
El profesor Moncrieff dijo: “Nuestra opinión es que a los pacientes no se les debe decir que la depresión es causada por un nivel bajo de serotonina o por un desequilibrio químico, y no se les debe hacer creer que los antidepresivos funcionan al atacar estas anomalías no comprobadas. No entendemos qué le están haciendo exactamente los antidepresivos al cerebro, y dar a las personas este tipo de información errónea les impide tomar una decisión informada sobre si tomar antidepresivos o no”.
El coautor, el Dr. Mark Horowitz, psiquiatra en formación y miembro de investigación clínica en psiquiatría en UCL y NELFT, dijo: "Me habían enseñado que la depresión era causada por niveles bajos de serotonina en mi formación en psiquiatría e incluso se lo había enseñado a los estudiantes en mis propias conferencias. . Estar involucrado en esta investigación me abrió los ojos y se siente como si todo lo que creía que sabía se hubiera puesto patas arriba.
"Un aspecto interesante en los estudios que examinamos fue cuán fuerte fue el efecto que tuvieron los eventos adversos de la vida en la depresión, lo que sugiere que el bajo estado de ánimo es una respuesta a la vida de las personas y no puede reducirse a una simple ecuación química".
La profesora Moncrieff agregó: “Miles de personas sufren los efectos secundarios de los antidepresivos, incluidos los graves efectos de abstinencia que pueden ocurrir cuando las personas intentan suspenderlos, pero las tasas de prescripción continúan aumentando. Creemos que esta situación se debe en parte a la falsa creencia de que la depresión se debe a un desequilibrio químico. Ya es hora de informar al público que esta creencia no se basa en la ciencia”.
Los investigadores advierten que cualquier persona que esté considerando retirarse de los antidepresivos debe buscar el consejo de un profesional de la salud, dado el riesgo de efectos adversos luego de la abstinencia. La profesora Moncrieff y el Dr. Horowitz están realizando investigaciones en curso sobre la mejor manera de dejar de tomar antidepresivos gradualmente. Esto es relevante porque los antidepresivos, como la mayoría de los antidepresivos y los ansiolíticos tienen capacidad adictiva. 
No es la primera vez que la Doctora Joanna Moncrieff plantea esto, ya que esta constituye una tercera revisión sobre el tema desde el año 2000 cuando lo hizo por primera vez en una revisión Cochrane. Pero con esta nueva publicación se actualiza la evidencia y el tema sale nuevamente a debate. Otra "vieja" teoría es la teoría aminérgica, que parece tener tan poca evidencia como esta, aun así ambas teorías se siguen enseñando en los cursos regulares de farmacología y son el sustrato que explican el mecanismo de acción de los antidepresivos actuales. 
Aquí los autores del estudio comentando todo esto en la edición británica de The Conversation, traducido al castellano. 
Referencias
1. Moncrieff J, Cooper RE, Stockmann T, Amendola S, Hengartner MP, Horowitz MA. The serotonin theory of depression: a systematic umbrella review of the evidence. Mol Psychiatry. 2022 Jul 20. doi: 10.1038/s41380-022-01661-0.
2. Moncrieff J. Selective serotonin reuptake inhibitors: evidence base for older antidepressants is shaky too. BMJ. 2005 Feb 19;330(7488):420. doi: 10.1136/bmj.330.7488.420. PMID: 15718554; PMCID: PMC549124.
3. Lima MS, Moncrieff J. A comparison of drugs versus placebo for the treatment of dysthymia. Cochrane Database Syst Rev. 2000;(2):CD001130. doi: 10.1002/14651858.CD001130. Update in: Cochrane Database Syst Rev. 2000;(4):CD001130. PMID: 10796749.
4. Cowen PJ, Browning M. What has serotonin to do with depression? World Psychiatry. 2015 Jun;14(2):158-60. doi: 10.1002/wps.20229
5. La depresión no se asocia con disminución de la serotonina pero los antidepresivos aun funcionan. The Conversation

No hay comentarios.:

Publicar un comentario